Mobile menu
 


 

INTRODUCCIÓN

La visualización siguiente ha sido diseñada para ayudar a los estudiantes a estar preparados a la hora de enfrentarse a un examen. Esta visualización incorpora estrategias usadas por los estudiantes. Para que sea más efectiva, lo imaginario debe adecuarse a distintas situaciones. Se debe repetir esta visualización varias veces antes del comienzo de un examen.

EL VIAJE

Imagínese que es el día del gran examen. Te visualizas a ti mismo/a levantándote por la mañana y vistiéndote con tu ropa favorita. Ésta es confortable y te hace sentir bien. Observa atentamente qué te pones a la hora de vestirte. Elige algo que te haga sentir bien y te sentirás más tranquilo/a y seguro/a. Ahora ya estás vestido/a.

Llegas a la escuela y vas a la clase en la que se va a realizar el examen. Te paras en la puerta y observas la sala. Te invade una ola de seguridad, sabes que vas muy bien preparado/a para realizar el test. Ahora entra en la clase y te sientas en tu lugar. Notas el asiento debajo de ti. Pones el brazo sobre el pupitre. Oyes cómo van entrando los otros estudiantes. Observas la clase, te resulta muy familiar. Sientes que tu cuerpo está relajado, sabes que estás perfectamente preparado/a para hacer el examen.

PAUSA 

Ahora ves cómo tu profesor/a saca los exámenes de su carpeta. Tú tienes papel y bolígrafo. El profesor/a empieza a repartir los exámenes. Cuando lo tienes frente a ti y lo lees, te das cuenta que puedes contestar a todas las preguntas, el examen te resulta fácil.

Empiezas por la primera pregunta. Sientes cómo la vas leyendo y contestando con seguridad. Si hay algo de lo que no estás seguro/a, pasa a la pregunta siguiente. En algún momento a lo largo del examen te vendrá a la memoria la respuesta que te faltaba. Tienes mucho tiempo para contestar a las preguntas. Sigue contestando las preguntas con mucha facilidad, una tras de otra las vas contestando todas, respiras tranquilamente, siéntete seguro/a de ti mismo/a. Cuando hayas acabado el examen, vuelve sobre las preguntas que no has sabido contestar. Seguro que las respuestas te vendrán a la mente. Luego, repasa tu examen para ver lo bien que lo has hecho.

Ya es tiempo de entregar el examen. Se lo das al profesor/a sabiendo que lo has realizado a la perfección. Te sientes seguro/a, contento/a de ti mismo/a.

Ahora deja que esta escena se borre de tu mente, sabiendo que es un calco de lo que pasará al día siguiente, cuando tengas que realizar el examen. Cuando estés preparado/a, mueve los dedos de los pies, desperézate, abre los ojos y sonríe.