Mobile menu
 
La Atención
 

CARACTERÍSTICAS EVOLUTIVAS

 

Los estudios evolutivos de la atención se dividen en dos ciclos: los dos primeros años y la niñez, que comprende hasta la adolescencia. A partir de los cuatro años, se estudian aspectos de la atención como la atención selectiva, la atención dividida y sostenida. Existen diferencias en el rendimiento de tareas atencionales en los niños, según su edad, aunque aún no se conoce en qué momento se dan cambios importantes, cómo se producen y a qué se deben.

A partir de los dos años el niño va desarrollando un mayor control atencional y el factor novedad ya no es el principal determinante de la atención –como lo era hasta esa edad-. El control va aumentando más así como la reflexividad; se hace especialmente evidente a partir de los seis o siete años.

A mayor edad, los estímulos que pueden distraer, son más ignorados. Se considera que hasta siete minutos puede atender un niño de dos años; a los cinco años esta habilidad se duplica; y las tareas de vigilancia mejoran alrededor de los ocho o nueve años.

 

Marta Bravo Herreros

Psicopedagoga y Terapeuta

Nº Colegiada: 08001

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.