Mobile menu
 
Pulsa sobre el tema que más te interesa leer:

 

¿Por qué los niños y adolescentes quebrantan las normas?

Las tres zonas típicas de la disciplina: el "semáforo"

¿Cómo saber si yo soy perfeccionista?

Técnicas para establecer límites

Crear condiciones ambientales adecuadas

 

Haz clic sobre la casita si quieres volver al comienzo de la página.

 

¿POR QUÉ LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES QUEBRANTAN LAS NORMAS?

Hay varias causas posibles:

1.    En muchos casos, porque no se conocen con claridad las normas, o no se recuerdan. Por no explicarlas suficientemente, o no repetirlas periódicamente; o bien por defectos de promulgación, es decir, las normas no quedan claras.

2.    En otros casos, porque no entienden que tales normas se aplican a ellos. Es decir, en qué sitio, en qué días o momentos.

3.    En otros casos, porque los niños, aun entendiendo la norma y sus circunstancias de aplicación, no comprenden la necesidad de tal norma. Y eso porque no entienden las motivaciones de índole social o personal que apoyan dicha norma.

4.    Y finalmente, otros quebrantan deliberadamente las normas llevados de una agresividad interior hacia los educadores, los mayores, los padres, el colegio, etc. derivada generalmente de conflictos personales. Y también quebrantan deliberadamente las normas por pereza o abulia.

Si se dan las motivaciones claras y son entendidas; y lo que se manda es razonable (en cantidad de normas y en cualidad de norma) y, sin embargo continúa la indisciplina, entonces es probable que exista algún tipo de agresividad:

*      Superficial hacia padres o los educadores, por defectos de ejercicio de la autoridad;

*      Profunda: conflictos, necesidades insatisfechas, deseos de llamar la atención.

 

LAS TRES ZONAS TÍPICAS DE LA DISCIPLINA: EL "SEMÁFORO"

·   Zona verde: el niño realiza la conducta deseada o pretendida por los padres o educadores (estudia tranquilo en tu cuarto; llega a casa a la hora convenida; coloca tus zapatos, etc.)

·   Zona amarilla: el niño realiza una conducta "no aprobada", pero "tolerada" por razones específicas (momentos difíciles de su evolución; situaciones especiales por enfermedad, cambio de colegio, pérdida de un amigo.) No tratar de eliminar todas las conductas negativas al mismo tiempo, no actuar en todos los frentes.

·   Zona roja: conducta "no tolerable" que pone en peligro el bienestar físico o ambiental de la familia, o que supone actitudes negativas de crueldad, agresividad, falta de respeto, etc. La tolerancia en estas situaciones produciría un aumento de conflictividad interior y de ansiedad. Si les ayudamos a controlar sus impulsos reducimos su ansiedad.

Lo ideal es que la zona amarilla de conductas negativas pero de momento no castigadas, vaya disminuyendo: o bien porque sin castigos y con motivaciones positivas logramos su eliminación; o bien porque algunas de ellas las pasamos a zona roja de prohibición a medida que las que antes estaban en zona roja van desapareciendo. Esto significa que vamos elevando el nivel de exigencia. Pero hay que tener mucho cuidado: evitar un perfeccionismo asfixiante y una personalidad infantil rígida y poco espontánea.

Lo interesante es que los padres se pongan de acuerdo en qué conductas van a prohibir, cuáles van a tolerar (sin sancionar ni sermonear) y cuáles son las que no van a insistir en ellas porque ya son buenas. Es interesante que se actúe por pequeños pasos prohibiendo claramente pocas cosas, las que realmente no se pueden tolerar. El perfeccionismo y la ansiedad de eliminar todos los defectos de un niño es el error más grande a la hora de establecer las normas de convivencia y disciplina familiar.

 

¿CÓMO SABER SI YO SOY PERFECCIONISTA?

Es muy difícil si nos encerramos en nosotros mismos y ni siquiera dialogamos en el matrimonio. Es más fácil:

a) si además dialogamos con otros matrimonios (por ejemplo, la Escuela de Padres);

b) si también logramos escuchar a los hijos en momentos de serenidad;

e) si tratamos de ser realistas acerca de las fuerzas psicológicas de un niño para controlar todos los impulsos y sentimientos.

Pero todo esto no impide que haya una zona roja de conductas no toleradas y sometidas a seria censura y/o sanción.

 

TÉCNICAS PARA ESTABLECER LÍMITES

Toda norma lleva consigo un mandato para realizar una actividad concreta y un límite o prohibición de realizar otras cosas que al chico/a se le pueden ocurrir. Sugerencias:

1.    Prohíba las cosas con claridad. Toda limitación o prohibición ha de expresar muy claro lo que limita o prohíbe. Evitemos parábolas, metáforas, dejar algo sobreentendido. Construyamos frases con sencillez gramatical. Ejemplos: “No se puede correr por este pasillo”, sería una frase correcta; pero si decimos “¿Qué hacéis aquí? ¿es que creéis que los pasillos son pistas de atletismo?”, sería un mandato incorrecto porque no está formulado

 con claridad.

La retórica, la cara congestionada del que manda, pueden impresionar a los niños pero dejan las ideas confusas de lo que se quiere mandar.

2.    Siempre que se pueda, ofrezca un sustitutivo. Ejemplos: un profesor en clase dice “No hagáis ruido ni habléis en voz alta; en voz baja podéis preguntar las dudas a los compañeros de al lado”; es una frase correcta. “No juegues en el pasillo, tienes la habitación”,- también es una frase correcta.

3.    Formule prohibiciones definidas o totales. Ejemplos: “No vuelvas muy tarde”; es una prohibición mal formulada. Lo correcto es decir “La hora de volver a casa es a las nueve” (o a las 11, o la hora que sea) Otro ejemplo: “No lances el balón muy alto junto a esta pared, pues a tres metros hay cristales”, es una orden incorrectamente formulada; la expresión correcta sería, “En esta zona no se puede jugar; podéis jugar en tal sitio.”

4.    Formule las normas seria y oportunamente. Es necesario que los niños oigan las normas cuando están escuchando con seriedad, atención y concentración. Es incorrecto dictar normas en clase cuando, por ejemplo, los niños están nerviosos porque salen tarde y el autobús se les escapa; o cuando los niños están pendientes de un examen importante, de un programa televisivo especialmente esperado, etc.

Otras veces se dicen las cosas medio en broma, alegremente; o en tono de ira. Los niños en estos casos captan más el estado de ánimo o el tono del que manda, que el contenido de lo que se manda.

Otros mandan con tal escepticismo o pesimismo acerca de la norma que dan, que ya están transmitiendo que se espera que no se cumpla. Tampoco es bueno cierto estilo de "rogar" las cosas como por compasión “¿Es que no os dais cuenta de que me estáis provocando dolor de cabeza?”, “¿Queréis hacer el favor de...?”) Estas normas expresadas con lamentos, ya salen derrotadas "a priori". No son normas; son modos de infundir lástima al que las escucha.

 

Si el educador no está seguro de lo que tiene que mandar, que lo piense y lo madure, o no mande nada. Pero no debe transmitir inseguridad ni falta de confianza en sí mismo.

1.    Mande de forma positiva. Ejemplos correctos: “Da gusto ver las paredes de esta casa cuando están limpias”; “mantén limpio el Colegio o la casa”; “las sillas son para sentarse, no para pisarlas”. Por el contrario, serían incorrectas las frases “no manches las paredes”, “eso es una falta de educación”,- “no arrojes cosas al suelo”, “da pena ver como lo dejas todo”; no os subáis a las sillas, las estáis destrozando”.

Las órdenes negativas suelen destruir el interés de los niños y adolescentes. La mayor parte obedecen mejor a mandatos que se enfocan hacia valores positivos, y que favorecen la imagen positiva de sí mismo.

La técnica para que una norma sea mandada de forma positiva es señalar la función de un objeto, al mismo tiempo que se indican los límites de las cosas. Por ejemplo: “la hora de estudiar es de 6 a 8 de la tarde, ya jugarás más tarde”; “el lápiz sirve para escribir, no para morderlo”. Cada hora tiene una actividad y cada objeto una función.

2.    Ordene acciones externas, no actitudes internas. Lo que se manda son comportamientos verificables o comprobables, susceptibles de evaluación clara, premio o sanción. Ejemplos: “siéntate bien”; “no hables mientras comes”; “usa papel y lápiz para estudiar matemáticas”. Las actitudes no se mandan, se promueven. No se puede mandar el ser de una manera o de otra. El interés por el estudio, el respeto a los demás, etc. no se mandan, se educan; es decir, se motiva y se favorece su crecimiento. Muchos educadores no distinguen lo que es para mandar, de lo que es para promover.

3.    Respete la dignidad de las personas. Se deben evitar insultos, ironías, desprecios, etc. Hay un tono burlón en algunos padres y educadores que al mandar algo, trasmiten al niño un desprecio personal. La obediencia es muy dura y no debemos recargarla con una voz áspera o un tono irónico. Incluso ciertos matices no directamente humillantes, no salvan del todo la autoestima del niño. Ejemplo: “Tú eres muy pequeño para estar aquí tan tarde”; sería mejor decir “Ya sabes que la televisión se termina a las diez los días laborables”. ¿Por qué hay que añadir alusiones personales?

4.    Conceda participación a los hijos para conocer su opinión sobre las normas. Ellos tienen algo que decir, cuando se les va a imponer un reglamento que condiciona su vida. Si elaboramos nosotros solos las prohibiciones, sin oír su punto de vista, podemos olvidarnos de lo que un niño puede hacer; y remontamos a un idealismo poco real. O bien, podemos imponer nuestras manías personales sobre limpieza, orden y urbanidad. No conviene imponer manías, sino "leyes" razonables.

Pero, ¡ojo!, esta escucha participativa no significa "diálogo incondicional". Después de escuchar, usted es quien debe decidir en qué va a consistir la norma. Oírles no significa blandura y consentimiento. Usted es el responsable de la familia, no ellos. Pero el oírles y dialogar con ellos previamente, es lo que impide que esa autoridad se transforme en autoritarismo.

 

CREAR CONDICIONES AMBIENTALES ADECUADAS

La disciplina busca crear un orden y esto debe reflejarse en el estilo de la casa. No podemos pretender el orden cuando la casa está desordenada y los padres somos desordenados en el modo y ritmo de llevar las cosas. La casa vale para muchas cosas, para convivir, jugar, hablar; y también para los deberes de los niños, tiene que haber un ambiente tranquilo y relativamente silencioso en el momento en que los niños estudian.

Una casa agradable, ordenada, sin llamadas y visitas a todas horas, es un ambiente propicio para la disciplina del trabajo escolar. Por lo tanto, mandar no es solamente dictar normas sino crear condiciones idóneas, es decir, poner los medios, facilitar el ambiente.

Por supuesto que es muy importante también que la casa no sea solamente un sitio donde se oyen normas y se cumplen deberes, sino un hábitat que proporcione ciertas ilusiones a los hijos, donde hay una convivencia alegre.

Fuente: De la Fuente, Fernando (2000): Aprender a mandar. Padres y maestros. Nº 254.