Mobile menu
 

La infidelidad es una situación bastante compleja por la que muchas parejas atraviesan. Las aventuras extraconyugales se producen no únicamente por insatisfacción sexual, sino por diversas razones que mencionaremos a continuación.

INSATISFACCIÓN AFECTIVA. Esta es una situación que concierne a mujeres y hombres, que son distraídos, indiferentes y que no muestran interés por la vida cotidiana de su pareja. El vacío afectivo está directamente relacionado con la mala comunicación entre ambos, existen matrimonios que viven como perfectos extraños a pesar de permanecer mucho tiempo juntos. Es por esto que algunos hombres y mujeres salen a buscar en otras partes el cariño y la atención que su pareja no les brinda.

INSATISFACCIÓN SEXUAL. Este tipo de insatisfacción puede instalarse en la pareja desde el comienzo de la relaciones. Frecuentemente, esta insatisfacción corresponde a problemas tales como la eyaculación precoz, la dificultad en la erección, o la ausencia de orgasmo. Estos problemas suelen ser motivo de consulta médica, y a veces pueden necesitar un tratamiento específico.

Mucho tiene que ver el hecho de que el apetito sexual es discordante en la pareja ya que las pulsiones sexuales no se manifiestan de igual manera ni en igual cantidad, ni al mismo tiempo en los cónyuges.

El cansancio conyugal es un factor importante, es decir, el amor está presente pero los ardores sensuales se han disipado por la falta de haber tratado de renovar las técnicas eróticas, por haber abreviado los preludios, por haber olvidado el placer del otro en provecho del propio.

LA NECESIDAD DE PROBARSE QUE UNO EXISTE VERDADERAMENTE. Esta necesidad se genera teniendo como fondo la insatisfacción afectiva y sexual. Esta fuente de infidelidad concierne a aquellas personas que se sienten burlados en su vida profesional, y a quienes su familia a penas les hace caso. No se pide su opinión, nose escuchan sus consejos, y terminan con el sentimiento de ser en sus hogares solamente un accesorio. Estas personas estarán dispuestas a darse en cuerpo y alma a quien les considere como hombre o como mujer con derecho a desarrollar un papel importante en su vida.

 

 

Teresa Borja